Se trata de pavimentos formados por varias capas de madera encoladas entre si, donde la capa superior o de uso es siempre de madera noble y el resto de las capas contribuyen a dar estabilidad y consistencia al conjunto. El aspecto final es parecido al de la tarima maciza y por lo tanto mantiene prácticamente todas sus ventajas.

Gracias a los exclusivos tratamientos de acabado a base de aceite o barniz a que son sometidas las tarimas en el proceso de fabricación ya no es necesario realizar el lijado y barnizado en la propia obra, de esta manera su colocación mediante sitema click resulta rápida y limpia, al mismo tiempo que ofrece garantías en cuanto a la perfección de los acabados y durabilidad de los mismos.